martes, septiembre 14, 2010

We'll Always Have Paris


Hubo una película que al recuerdo le llamó Paris.

La misma película que es denominada como la más romántica de todos los tiempos, y si me lo preguntan: para mí de romántica no tiene nada.

Casablanca es una historia sobre amantes. Sobre amores segundones. ¿Qué rayos tiene de romántico follar cuando el otro no está. Besar cuidando no ser descubierto. Vivir escondido y no libre y feliz? El romanticismo no es para sinvergüenzas, aunque los libertinos se empeñen en creer lo contrario.

Romántico es Romeo que antepone sus sentimientos por sobre todas las cosas y Julieta, que al ver al hombre de su vida muerto (por ella), se atraviesa una daga al pecho.

Pero no me van a decir que Rick entregando a Ilsa a los brazos de Laszlo es romántico, porque es lo más realista de la vida antes que cualquier cosa. Y el amor (el de verdad) no es cotidiano. Las rupturas y las despedidas sí.

En el romanticismo se idealiza a un grado tal que suspiras con sólo cerrar los ojos y verte con esa persona por siempre… o simplemente no verte. Es extremista. Exagerado. Es el anillo de compromiso entregado de rodillas. Es el amor absurdo y sincero. Trágico y soñado.

No es romántico renunciar a un amor. Y si renuncias es porque no amaste lo suficiente.

El romanticismo es un concepto idealizado que nos enamora del amor. Porque nadie se enamorara de una verdad fea así como nadie quiere que le dejen tomar un avión si lo aman de verdad.

El avión es una metáfora. El aeropuerto es el espacio hipotético. Y el despegue es la acción.

Sí, Paris es esperanza y recuerdo, pero del amor honesto con una persona diferente y probablemente mejor. Toma el avión. Vive un nuevo Paris, total... siempre lo tendremos.

Greta Álvarez

2 comentarios:

Isra's dijo...

Ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy! Querida, que hermoso. "El romanticismo no es para sinvergüenzas", "Y el amor (el de verdad) no es cotidiano", "Es el amor absurdo y sincero", "No es romántico renunciar a un amor". A veces, envidio a tu novio, pero dedicare tu blog <3! Y seguire leyendo tus tweets religiosamente como siempre lo hago. ¡Muchisimos besos!

Anónimo dijo...

Explicame lo del avión.