martes, julio 28, 2009

el MUST de la semana. 28-07-09


MUST of the week: Bodas de Sangre
(buscar en la revista Exceso Julio 09)


Yo siempre he dicho que todas las mujeres sueñan con casarse. Lo acepten o no, es así. Hoy, mañana o más adelante. Todas quieren que las detengan en un aeropuerto y les den un anillo; quieren una boda, quieren una luna de miel, sentirse como Anita Ekberg y que las besen en la Fontana de Trevi, todas las mujeres quieren, y quieren y quieren. Quieren que las quieran ¿por siempre?
Algunas anhelan vivir en la Costa Brava y sentirse tan musas como la Gala de Dalí. Otras quieren tener muchos niños y hacer pilates mientras están en el Kinder.
Pero hay mujeres de mujeres, también lo digo. Y están las que no sólo sueñan con casarse sino que van más allá: que también sueñan con ser viudas. Pero viudas de verdad. Damas. Regias.

¿Por qué?

Hay mujeres que de viudas se ven más guapas. Señoras de la alta sociedad que nunca lloraron. Qué van al velorio en Prozac y a la cama en Tafil. Que nadie sabe los sentimientos que esconden detrás de sus oscuras gafas. Dando cada paso montadas en filosos tacones Louboutin con esa suela roja que grita la verdad. Viudas que en el funeral nadie les tiene lástima. Todos les guardan intriga.
Mujeres que se quedan solas con un secreto difuminado, un secreto que tratan de olvidar y que un buen día llega alguien a despertar… de eso va el Must de esta semana.

¿Quién es Isabel Pardo?

Su marido, Alexander Ordway, era el presidente de la reconocida marca de armas Glock. Millonario o muy adinerarado, da igual. Al parecer ella no lo quería mucho. Lanvin, Hermès, Chanel, Dior… todo podía ser de ella sin tener que compartirlo. La idea podía ser tentadora. ¿Lo matas y te quedas con todo? Nada nuevo. ¿Dispararle con un arma de su misma empresa? Interesante. ¿Lograr finalmente que todo quede como un suicidio? Confuso. ¿Que el arma haya estado cerca de su mano derecha cuando él era zurdo? Sigamos leyendo.

Bodas de sangre por Manuel Gerardo Sánchez

El reportaje de uno de los venezolanos jóvenes con mayor habilidad en la pluma: Manuel Gerardo Sánchez, sobre un tentativo suicidio- intento de homicidio, en lo que se podría llamar el “jet-set” caraqueño: es algo que todos deben leer.

Manuel Gerardo hizo una pulcra investigación con destellos de glamour, amor, ironía, engaños, y sangre. ¿El resultado? Genial.
Entrevistó a esa víctima que se puede llegar a vestir de asesina según lo que nos asoma la historia. Habló con sus amistades cercanas, lejanas y las más falsas. Los que la conocían y los que no la querían. Con sus compañeritas del Merici. Con quienes daban la cara y con quienes la escondían.
Viajó más allá de los perdidos y amarillentos expedientes de la Fiscalía. Superó las charlas obtusas con policías. Entró, se detuvo y salió de los dimes y diretes. Y como les dije, habló hasta con la viuda en esos 15 escasos, pero reveladores, minutos que ésta le cedió en la Terraza del Hotel Marriott en su visita a Caracas,

Es un trabajo que sin duda nos deja con ganas de más periodismo criminalístico.

Y les digo:
los finales felices son subjetivos.
Hay mujeres de mujeres, recuérdalo.

Bodas de sangre.
Un reportaje que debes buscar en la última revista Exceso (MES DE JULIO) y luego da tu opinión ¿Lo mató ella por el dinero? ¿O se suicidó él como maneja el reporte oficial?

A todas estas, por fin alguien sabe ¿Quién mató a Kurt Cobain?

Greta Álvarez.

Aquí el .PDF para quienes prefieren leer el artículo online.
Es un must.

Click Click Click
Bodas de Sangre

jueves, julio 09, 2009

DIY II: UN ALICE DELLAL.

Greta Dellal

My Do It Yourself of the day: HAZTE UN ALICE DELLAL

Greta Dellal
me


Alice


DO-IT-YOURSELF: ALICE DELLAL

En chicas que aman a su cabello como yo, hacerse un Alice Dellal delata una actitud placenteramente mórbida en ellas.

Chicas aspirantes a ser rebelde sin causa que como no pueden matar para lograr lo que quieren se desahogan con una tendencia que les guiñó el ojo al desfilar frente a ellas en un blog de modas de Internet.

Chicas que, como Narciso, ven su cabello todas las mañanas reflejado en el río, lo peinan, lo cuidan, lo adoran… pero no quieren ser ingenuas, no quieren ser rosas. Y te preguntas: ¿Se puede aparentar ser algo que no se es y sin embargo tampoco se quiere ser? Ellas lo hacen y dejan evidencias con la necesidad de ser descubiertas.

Chicas con una reputación que viven trabajando en tratar de destruir. Lo logran. Se arrepienten. Se vuelven a bajar la falda que había dejado subir y se recatan. Todo intermitentemente, tanto que se quedan con la duda de si pasó o no, y eso les gusta: el sabor a ese descaro tan confuso.

Chicas que cuando las describes es imposible que pases por alto su melena, su frondosa y perfecta cabellera que un día se acuchillan una parte sin necesidad, conscientes del dolor que les causará, pero que pasarán tomando vodka, como acostumbran intentar olvidar.

El Alice Dellal es para ellas. Chicas que NO pueden pasar los 28. Que cachetean con palabras y se retiran en tacones. Que no saben ser demasiado cariñosas sin arrepentirse. Que son y no son unas vanidosas pretenciosas coquetas y sexuales. Que se enfrentan al amor y el erotismo. Que te suplican que las ates pero que las dejes sueltas.

El Alice Dellal es para chicas que no saben fracasar. Que no saben portarse bien. Que no saben dejar de ser fervientes, apasionadas, amargadas, cínicas, hirientes. O sí. No lo sé. Aunque no son intocables tampoco se les conoce axioma.

La verdad es que el corte de cabello que he decidido llamar Alice Dellal es para niñas que parecen lo que son: atrevidas zorras ególatras que beben para olvidar que son unas estúpidas soñadoras que no pueden dejar de suspirar.

Eso.

Y quizás más.

Greta Álvarez.



grets03



Greta DellalGreta Dellal

P.D: Ya no tengo el Alice Dellal. Este corte me lo hice hace 8 meses en buenos Aires con el estilista de Catherine Fulop (LOL, really). Y justo hoy lo comparto con ustedes. Primero porque ya mi cabello da casi por la cadera y no me importa que cualquiera se lo haga; segundo porque estoy de vacaciones y tengo tiempo para bloggear otra vez :) Yeah.