domingo, noviembre 25, 2007

La vitrina de Giovanni Scutaro

Giovanni Scutaro: ¿Es para usted referencia de la moda venezolana?
MODA+VENEZUELA_= ¡Uy qué miedo!

- Le diseñó el traje a Gaby Espino cuando se casó -sí, la que aparece en las latas de cerveza- ¡QUÉ GLAMOUR!
-Tiene sus tiendas, o "boutiques" en los Centros Comerciales que más visita el vulgo caraqueño.
- Vestía a Carlos Andrés Pérez.
- Vistió a Ricardo Montaner, para un Viña del Mar. ¡OH MY DIOR!
- Es el sastre, SASTRE, de Chávez. ¡Qué afortunado!
- Y su franelitas tipo ovejita negras o blancas con su nombre escrito en ellas es usada por todos lo tukkys y hombrecitos venezolanos.

Digo:
Que tenga un apellido italiano no quiere decir que sea tan divino como Domenico Dolce & Estefano Gabbana. Para muestra, la actual vitrina que tiene su tienda en el Centro Comercial el Tolón:

Es que lo que ves SON POTES de agua Minalba con unas etiquetas que dicen SCUTARO -en estos momentos en que catar agua está tan de moda, y que existen tantas clases en el mercado- ¿Y la ropa? ¿No parece sacada de la tienda RORI?
¡Ay, qué feo! Y pensar que eso junto a un hombre manejando por Las Mercedes, en una Merú con Reggaeton a todo volumen para Venezuela es chic*

Greta, "Alianza para un Tercer Mundo libre de hombres con franelitas ajustadas de Scutaro". ¿Quién hace el grupo en FaceBook? haha



asssco*

domingo, noviembre 11, 2007

MUERE NIÑO AL CAER EN OLLA DE HERVIDO

En San Carlos, Edo. Cojedes, un niño de apenas dos años se murió el domingo pasado quemado tras haber caído en una olla de hervido que preparaban sus familiares.

Hace poco, un cercano amigo de la casa nos llamó para contarnos por teléfono este suceso. A todos nos desconcertó un poco, quiero decir, evidentemente toca nuestro corazón la muerte de un pequeño, y más de una manera tan poco usual como esta.

En muchos países hay sancochos, pero el de nuestro país es exclusivo –no de una manera positiva-. Es costumbre pueblerina aquí en Venezuela reunirse con los cercanos a hacer un sancocho al aire libre: esa sopa a base de papa, maíz y ñame (ew!) con gallina o carne, y que es acompañada con cuantiosas botellas de cerveza. El "sancocho", típica comida de festividad, generalmente termina con una pelea entre un compadre como producto de la ebriedad, pero nunca con la muerte de un inocente bebé.

En panorama.com.ve –sí, es una página pobre pero es 1 de las 2 que hablan del caso- pude leer que al parecer el niño "resbaló" y cayó en la olla. Nadie lo vio. Sólo que cuando se dieron cuenta que “ya no estaba” lo empezaron a buscar para luego encontrarlo dentro de la olla. Hipótesis que se me hace casi difícil creer ya que esas ollas son bastante altas, y eso de resbalarse y caer dentro es demasiado raro. Otra pudiera ser el pensar que el niño se metió y ya pero: ¿Qué niño soportaría el calor de una olla? es decir, inmediatamente se apartaría… o sería un suicidio. ¿Un niño de 2 años se suicidaría? No lo creo.

Lo cierto es que, según el diario "Noticias de Cojedes", "ya le practicaron la necroscopia al cuerpecito del pequeño" para poder enviar el expediente a la Fiscalía del Ministerio Público donde analizaran si fue negligencia médica o el grado de culpa de los presentes en la sancochada.

Noticias como estas me entristecen muchísimo, más si todo apunta a que fue alguien quien quizá lo introdujo en esa olla. Por Dios, sólo tenía 2 años. Pero qué rayos, ustedes sólo tienen atención para una Reforma ya –lamentablemente- casi aprobada.

Sólo esto pasa en el Tercer Mundo.

Q.E.P.D y mis condolencias a su madre
Greta A.

viernes, noviembre 02, 2007

8 horas y 30 minutos dentro del carro

Miércoles 31 de octubre, mi Halloween perfecto:


Esa es Grets* haciendo uno de sus shows el día de la cola


Casi-Casi llegando a la Universidad, a las 6:40 a.m TARARAAAAN los carrros detenidos en plena autopista Francisco Fajardo. Nada se mueve. "MALDITA SEA GOICOECHEA Y OTROS LÍDERES ESTUDIANTILES CON PÉSIMAS IDEAS, OTRA VEZ CERRANDO LA UNIVERSIDAD", pensé pero me equivocaba: los "vecinos de Caricuao" cerraron la autopista porque varios ranchos se les cayeron y querían casas. ¿Y yo, qué? Yo sólo quiero graduarme e irme de una vez de este país, ¿por qué no me dejan? Por favor, quiero ver clases, lo que es algo así como mi derecho y más que eso, mi sueño y lo único que espero de este país: QUE ME DEJE IR
Fue terrible, me quedé sin pila en el iPod, empecé a llamar a Emilio que estaba en algún lugar de la cola, también vía la Universidad. Dejó su carro y caminó hacia el mío con el cargador y su confortadora compañía. Pasaron las horas y ya el sol nos quemaba: cerramos el carro, lo dejamos al lado del río Guaire –de donde nunca se movió- y fuimos a algún barrio a comprar agua y algo de comer, yo realmente necesitaba TAFIL® o un arma. Los adolescente ucabistas pusieron su reggaeton y sacaron mágicamente cava y cerveza, se sentaban en el piso de la autopista a reír. QUÉ ASCO ME DA LA CULTURA ARENITA, PLAYITA Y GUARAPITA.
De 6:30 a.m a 12:30 p.m estuve estacionada viendo The Simpsons en el iPod y odiando al prójimo. Abrieron la vía, llegué a una clase de Historia en dónde aprendí a que a la marcha del día siguiente había que asistir casi obligatoriamente, pero eso sí: sin tacones y en caso de emergencia se debía correr en zig zag para evitar que algún perdigón nos pegara: HOLAAA NO QUIERO MARCHAR, QUIERO MARCHARME -de aquí-

Al salir de clases estuve dos horas en tráfico, el tráfico normal para regresar al Cafetal. LLEGUÉ A CASA A LAS 8 p.m y desde ese día ya no soy la misma.

por cierto, tengo facebook :)